jueves, 14 de junio de 2012

PLEGARIA DE ASPIRACION DE SAMANTABHADRA



HO
Todos los fenómenos, Samsara y Nirvana, tienen una base, dos caminos y dos resultados. La consciencia y la ignorancia, ambas son manifestaciones mágicas. Mediante la aspiración de Samantabhadra , que  la  realización  perfecta y la iluminación  puedan ser  alcanzadas, en el Palacio del  Darmadatu  que  todo  lo  abarca.


La base de todos los fenómenos es no compuesta, auto-nacida, vasta e inefable, libre de los términos " Samsara " y " Nirvana", tal realización es, en sí misma, iluminación. Al no comprender esto, los seres vagan en el Samsara .Que todos los seres de los tres reinos obtengan la realización de la base esencial, allende toda expresión.



Yo, Samantabhadra, proclamo así mismo que la base absoluta está más allá de causas y condiciones. De dicha base, surge espontáneamente la consciencia libre de cualquier fijación a la exageración, la crítica, los defectos y las manchas de la oscuridad de la ofuscación irreflexiva. Por lo tanto, los fenómenos aparentes están libres de cualquier imperfección.
Al morar en la aguda consciencia intrínseca, aunque los tres reinos se destruyan, no hay miedo ni pánico, y no hay apego a los cinco placeres sensoriales. La consciencia espontánea, libre de toda conceptualización, carece de forma  material o de los cinco venenos. En la consciencia radiante y libre de obstrucción, la naturaleza de las cinco sabidurías es una.




Mediante la  maduración de las cinco sabidurías, nacen los Budas primordiales de las cinco familias. Luego, mediante la  perfección  de  la  sabiduría  primordial, nacen los cuarenta y dos Budas pacíficos. La  habilidad de las cinco sabidurías surge como los sesenta Herukas airados. Así, la base y la consciencia se encuentran más allá de cualquier engaño.



Puesto que soy el Buda Primordial, por esta expresión de mi aspiración, que todos los seres sintientes de los tres reinos obtengan la realización del rigpa autosurgido, y de la gran Sabiduría Primordial perfecta.



Mis emanaciones son  incesantes y envío millones de formas inconcebibles manifestando lo que sea necesario para adiestrar a los seres. A través de ésta, mi aspiración compasiva, que todos los seres en la existencia cíclica se liberen de los seis reinos.



Primero, los seres, confundidos al no ver la conciencia despierta en la base, caen en un trance de ofuscación irreflexiva; No se dan cuenta de que esto es, en sí mismo, la causa del engaño. Esta repentina perplejidad genera confusión, miedo, percepción, agitación y aferramiento. De esto, surgen el "yo" y los "otros", nace el enemigo y las tendencias habituales se desarrollan gradualmente. De esta manera, el samsara se convierte en un sistema establecido.



Entonces, las kleshas y los cinco venenos se extienden y las acciones de los cinco venenos se perpetúan. Por lo tanto, la base de los engaños de los seres es la ignorancia inconsciente. Que a través de mi aspiración, la de un buda, puedan todos los seres obtener la realización de la consciencia auto-cognisciente. La ignorancia innata en cada acto cognitivo es una percepción ignorante y distraída.



La ignorancia discriminatoria es apego dualista al yo y a los otros. La ignorancia innata y la ignorancia discriminatoria son la base del engaño en todos los seres. A través de mi aspiración, la de un buda, que todos los seres en la existencia cíclica, se liberen del oscuro estupor de la confusión y obtengan la realización de la naturaleza de rigpa que está libre de cualquier apego dualista.



La mente dualista hace surgir la duda, y nace un aferramiento sutil. Esto causa que se desarrollen tendencias habituales de una forma gradual. El aferrarse a todo lo que agrada a la mente, tal como comida, riqueza, ropa, refugio, compañeros, los placeres de los cinco sentidos y los queridos amigos, conduce a los tormentos del aferramiento. De esta manera, todas las ilusiones del Samsara, y el Karma que surge del perceptor y lo percibido, nunca se agotan. Cuando el fruto del aferramiento madura, se renace en el reino de los Preta, atormentado por el hambre y la sed. Mediante mi aspiración, la de un buda, que todos los seres que se aferran al apego, no rechacen las punzadas del deseo exteriormente ni cultiven las ansias del apego interiormente. Que al permitir que el pensamiento repose en si mismo, logren la realización del riega innato y obtengan así la sabiduría discriminatoria.




La percepción del fenómeno externo causa un fino y sutil pensamiento de terror. Entonces, debido a la tendencia habitual a la agresión, se percibe al enemigo y se desarrollan acciones burdas de dañar y matar. Cuando madura el fruto de la agresión, se renace en el reino de los infiernos, atormentado por los sufrimientos de hervir y arder.



Mediante mi aspiración, la de un buda, cuando surja la ira, que los seres no rechacen ni cultiven la agresión, que, al permitir que el pensamiento repose en si mismo, logren la realización del rigpa innato y, de esta manera, obtengan la radiante sabiduría como un espejo.



La mente que se sobrevalora a sí misma desarrolla competitividad, rivaliza con los otros y surge en ella un fuerte orgullo causando sufrimientos de lucha y violencia entre uno mismo y los demás. Cuando madura el fruto de esta acción, se renace en el reino de los devas , atormentado por el sufrimiento del cambio y de la caída.



Mediante mi aspiración, la de un buda, que los seres que se sobrevaloran a sí mismos, permitiendo que el pensamiento repose en sí mismo, logren la realización del rigpa innato, y, de esta manera, obtengan la sabiduría de la ecuanimidad.




La tendencia dualista causa el alabarse a uno mismo y denigrar a los otros y fomenta competitividad, lucha y conflicto. Esto lleva al renacimiento en el violento mundo de los asuras cuyo resultado es el mundo de los infiernos.




Mediante mi aspiración, la de un buda, que los seres con rivalidades, luchas y conflictos, sin aferrarse al "enemigo", permitiendo que el pensamiento repose en sí mismo, logren realizar el rigpa innato y de esta manera obtengan la sabiduría que todo lo logra.


Debido al extravío en la inconsciencia indiferente se desarrolla estupor, sopor, olvido, insensibilidad y pereza; lo que resulta en un vagar como animales sin refugio.




Mediante mi aspiración, la de un buda, pueda la sabiduría no conceptual, que ilumina la mente, amanecer para los seres perdidos en la oscuridad de la ignorancia.



Todos los seres sintientes de los tres reinos son lo mismo que yo, el Buda, la base universal. Sin embargo, ellos se extravían inconscientemente en la base de las ilusiones y se complacen en acciones inútiles. Los seis reinos son como un sueño ilusorio; yo soy el Buda Primordial, que subyuga a los seis reinos mediante mis manifestaciones.



Por la plegaria de Samantabhadra, que puedan todos los seres sin excepción, obtener la iluminación en el Dharmadatu.



AH  HO


Cuando un yogui de gran poder y consciencia radiante libre de ilusiones recita esta poderosa aspiración, todos los seres que la oigan obtendrán la iluminación en tres vidas.


En tiempos de eclipse solar o lunar, terremotos, solsticios o cambio de año, cuando un yogui se visualiza como Samantabhadra y recita esto de tal manera que todos lo oyen, a través de la aspiración del yogui todos los seres de los tres reinos se liberan progresivamente del sufrimiento y en última instancia obtienen la iluminación.



Así se ha dicho. Esto proviene de "Dsogpa Chenpo Kuntusangpo'i gong pa sang thal" o de "La claridad sin obstrucción de la mente de Samantabhadra del Tantra de Dsogpa Chenpo". Todos los seres que reciten esta poderosa aspiración, obtendrán la iluminación. De esta manera ha sido dicho en el noveno capítulo de Tantra.


© 2004 Dharmashri Group© Traducción provisional al español, puesta a disposición de los miembros del Centro Budista Dag Shang Kagyu en Abril 2006, solo para uso personal. No se permiten posteriores reproducciones sin permiso del comité de traducción Dharmashri (M.V.Khandro Rinpoche)

Ads Inside Post