> LA BELLEZA DEL CAMINO (2ALMA2): MUJER ERES MI REFLEJO

miércoles, 30 de agosto de 2017

MUJER ERES MI REFLEJO


Llevo varios días reflexionando en el mismo tema, un tema que parece que lo sabemos todas y digo todas sin equivocarme, puesto que aunque el tema interese a los hombres, parece que nada interesa a las mujeres. Permitirme que generalice, ya que habrá momentos que si reflexionas, seguramente también te habrás visto envuelta de una manera o de otra, en este estado, así que voy al grano.

Las mujeres que ayudan a otras mujeres, son castigadas, por otras mujeres.

Las mujeres somos duras, firmes, concisas, claras, envidiosas, castigadoras y sobre todo, no ayudamos a nuestras semejantes.

¿Qué pasa, crees que me equivoco, que no va contigo? Yo acabo de ponerte un ejemplo. Otro ejemplo, es cuando envidiamos a nuestra amiga o hermana, por tener una pareja o una estabilidad económica que nos gustaría tener, o los hijos, cuando no podemos ser madres, o sus niños son mejores estudiantes, o mejores personas, aparecen celos, envidias, pero sobre todo aparece la rabia, la impotencia, el dolor, el miedo y la frustración de que quizás, no poder tenerlo nunca, o bien profesionalmente, o porque tiene la casa o el tipo mejor que el mio.

Y aparece el castigo: Hablamos de ellas, cómo si tuviésemos a la peor persona del mundo en frente, ensuciando su nombre, pero, ¿y si pudieras hacerle daño? quizás con palabras sinceras, pero a la vez camufladas a través de las redes sociales, o porque eres su jefa, en fin, el día a día de una mujer cualquiera, o lo sufres por que lo vives en ti, o lo sufres por que lo haces, el caso es que si cuando somos madres, ya empezamos a educar a nuestras hijas, siendo capaces de ver a las otras niñas más feas que la tuya, con el típico comentario, de "eres la más guapa de la clase", esa niña es tonta, o directamente a tu hija, "es que eres tonta" y así sucesivamente, este laberinto emocional que contenemos la mujer cómo si fuese un pack que viene incluido en nuestro adn, no terminará nunca, a menos que nos demos cuenta y lo soltemos.

Pidámonos perdón a nosotras mismas, por el daño que nos hemos estado haciendo durante todos los años que nos ha durado tanto la insatisfacción emocional, cómo el haber permitido que nos lo hagan. 


El segundo paso es pedir perdón a todas las mujeres a las que he podido hacer daño de alguna forma posible, tanto dándome cuenta, cómo sin haber sido consciente, eso sí, yo cómo madre de una mujer, primero a mi hija, mi madre, hermanas, amigas y así a todas las mujeres que os habéis cruzado en mi caminar diario. 


Y en tercer lugar, aceptar que lo vivido ya pasó y que poco puedo hacer ya. 


En cuarto lugar, poner en movimiento mi estado de conciencia, prestando atención a todas las emociones que van aflorando, según van apareciendo mujeres en mi camino, no dejándome tratar mal ni por los celos, ni por la envidia, ni por cualquier otra emoción dañina que aparezca, acudiendo a mi, mimandome y escuchándome para localizar las emociones buenas y no tan agradables, tendré en cuenta también, mis actos y cómo me comporto y ante otras mujeres.

Y ¿sabes porqué? por que tú, MUJER eres mi reflejo, yo soy tu y tu eres yo, estamos interconectadas a través del universo y la tierra y cómo mujer somos un sólo corazón.

Mujer de mil caras, de mil batallas, de mil lágrimas, de mil sonrisas, de mil silencios, de mil abrazos, de mil palabras, de mil besos, de mil caricias, de mil amores, de mil desamores, de mil conquistas, de mil alumbramientos....Un día desaparece tu cuerpo, se deshace entre cenizas, un día iluminando en el universo, mirando con ojos de desapego, ves que da igual el cuerpo que te toque de nuevo, que lo importante no es volver a ser hombre o mujer, que lo importante es Ser.

No esperes a perder el cuerpo, tienes tiempo para darte cuenta de que respiras y transitas por la inmensidad del océano de las emociones, siente, respira, se feliz y ámate mujer.

Ana Rodríguez

 

Blog recomendado Ana Rodriguez Gordillo Gestalt

Ads Inside Post